14 may. 2012

Obsolescencia programada

"Un artículo que no se desgasta es una tragedia para los negocios". 
 
Baterías que se 'mueren' a los 18 meses de ser estrenadas, impresoras que se bloquean al llegar a un número determinado de impresiones, bombillas que se funden a las mil horas... 

¿Por qué, pese a los avances tecnológicos, los productos de consumo duran cada vez menos? ¿Porqué los productos que usamos duran, sea cual sea la marca, el mismo tiempo? Para responder a esta pregunta os aconsejo que veais el siguiente documental "Comprar, tirar, comprar".

El documental Comprar, tirar, comprar, hace un recorrido por la historia de una práctica empresarial que consiste en la reducción deliberada de la vida de un producto para incrementar su consumo porque, como ya publicaba en 1928 una influyente revista de publicidad norteamericana, "un artículo que no se desgasta es una tragedia para los negocios". 

Se denomina obsolescencia programada u obsolescencia planificada, según Wikipedia, a la determinación, la planificación o programación del fin de la vida útil de un producto o servicio de modo que —tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante o por la empresa de servicios durante la fase de diseño de dicho producto o servicio— éste se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible.

Se considera que el origen de la obsolescencia programada se remonta a 1932, cuando Bernard London proponía terminar con la gran depresión a través de la obsolescencia planificada y obligada por ley (aunque nunca se llevase a cabo). Sin embargo, el términio fue popularizado por primera vez en 1954 por Brooks Stevens, diseñador industrial estadounidense. Stevens tenía previsto dar una charla en una conferencia de publicidad en Minneapolis en 1954. Sin pensarlo mucho, utilizó el término como título para su charla.


Fuente TVE

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...