4 mar. 2012

Crecer ante la adversidad

Historia Real
A veces, me ocurre como hoy. Leo el Semanal XL e incluso me doy una vuela por la columna de Pablo Coelho. Se que a veces resulta un poco idealista con sus historias con moraleja moral, pero he de reconocer que siempre se atisba un grado de optimismo que me hace pensar que todavia hay esperanza en aquellas parcelas que muchas veces das por perdidas: las de la calidad y caridad humana.

Me ha resultado muy interesante la historia que planteaba hoy: como las adversidades pueden ayudar a reinventarnos y nos obligan a mejorar o morir en el intento, a explorar opciones que antes no habiamos visto por nuestra falta de perspectiva y como nuestro afan de supervivencia nos espabila. 

Nos encontramos ahora en uno de estos momentos, en los cuales debemos de movernos rápido para poder encontrar "esa vaca" que nos de prosperidad.

Os recojo esta historia a continuación:
 

Un filósofo paseaba por un bosque con un discípulo conversando sobre la importancia de los encuentros inesperados. Según el maestro, todo lo que está delante de nosotros nos ofrece una oportunidad de aprender o enseñar.
En este momento cruzaban el portal de una granja que, aunque muy bien situada en un hermoso paraje, tenía una apariencia miserable.
Llamaron a la puerta y fueron recibidos por los moradores: un matrimonio y tres hijos, con las ropas sucias y rotas.
Usted está en medio de este bosque y no hay ningún comercio en los alrededores, dijo el maestro al padre de familia. ¿Cómo sobreviven aquí? Y el hombre, calmadamente respondió: Amigo mío, tenemos una vaquita que nos da varios litros de leche todos los días. Una parte de ese producto la vendemos o la cambiamos en la ciudad vecina por otros tipos de alimento: con la otra parte producimos queso, cuajada y mantequilla para nuestro consumo. Y así vamos sobreviviendo.
El filósofo agradeció la información, contempló el lugar durante algunos instantes y se marchó, En mitad del camino dijo al discípulo: Busca esa vaca, llévala hasta ese precipicio que tenemos enfrente y tírala abajo. ¡Pero si es el único medio de sustento de aquella familia! El filósofo permaneció mudo. Sin otra alternativa, el muchacho hizo lo que le habían ordenado y la vaca murió en la caída.

La escena quedó grabada en su memoria. Pasados muchos años, cuando ya era un exitoso empresario, decidió volver al mismo lugar, confesar todo a la familia, pedirles perdón y ayudarlos financieramente.
Cuál no fue su sorpresa al ver el lugar transformado en una bella finca, con árboles floridos, coche en el porche y algunos niños jugando en el jardín. Se desesperó al pensar que aquella humilde familia había tenido que vender la propiedad para sobrevivir. Apresuró el paso y fue recibido por un casero muy simpático.
¿A dónde fue la familia que vivía aquí hace diez años?. Preguntó. Continúan siendo los dueños, fue la respuesta. Asombrado, entró corriendo en la casa, y el propietario lo reconoció. Le preguntó cómo estaba el filósofo, pero el joven estaba ansioso por saber cómo había conseguido mejorar la granja y situarse tan bien en la vida:
Bien, nosotros teníamos una vaca, pero se cayó al precipicio y murió, dijo el hombre. Entonces, para mantener a mi familia, tuve que plantar verduras y legumbres. Las plantas tardaban en crecer, así que comencé a cortar madera para su venta. Al hacer esto, tuve que replantar los árboles, y necesité comprar semilla. Al comprarlas, me acordé de las ropas de mis hijos y pensé que tal vez podía cultivar algodón. Pasé un año difícil, pero cuando la cosecha llegó, yo ya estaba exportando legumbres, algodón, y hierbas aromáticas. Nunca me había dado cuenta de todo mi potencial aquí.
¡Fue una suerte que aquella vaca muriera!
 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...