10 nov. 2011

Psicología & Gestión de la Calidad


A menudo nos encontramos en las empresas con mecanismos y sistemas de gestión de la calidad que buscan incrementar la eficacia y eficiencia de la empresa, mejorando todos aquellos aspectos que se presentan como negativos y que incorporamos como propuestas a mejorar (propuestas de mejora) en nuestro plan estratégico para el siguiente año o periodo.

En muchas empresas, los sistemas de gestión de la calidad solo sirven para representar en el papel situaciones que no siempre representan la realidad existente. Solo sirven, prácticamente, para obtener los famosos sellos de calidad, que en teoría nos permiten publicitarlo como algo positivo o por exigencias de nuestros clientes. Pero la realidad que yo conozco, me dice que, en pocos casos, sirve para cambiar realmente los cimientos de la organización y enfocarla hacia una mejora continuada necesaria para la propia subsistencia empresarial. 

Aparte de los pocos efectos beneficiosos que son aprovechados por la organización, a veces nos olvidamos de que también estos cambios repercuten en las personas y éstas deben de estar dispuestas y preparadas para estos cambios.Vivimos en sociedades donde las personas, superada una edad, nos cuesta adaptarnos a los nuevos cambios, con la facilidad que lo hacen los jóvenes. 

También el progreso personal debe ser capaz de conocer sus puntos a mejorar y concienciarse de que los cambios son necesarios y positivos. Lo cierto es que pocas veces las personas nos damos cuenta de nuestros errores y comprendemos que debemos cambiar. A veces, estos cambios se producen cuando es demasiado tarde y la lección aprendida no es aplicable a una situación pasada.

No todo lo nuevo es bueno, ni todo lo bueno es nuevo. Debemos saber diferenciar y considerar los cambios que debemos realizar, pero no suele ser sencillo. Creo que lo más importante es la actitud y la disposición. Eso nos permitirá estar un paso por delante del resto.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...